jueves, 30 de octubre de 2014

Amigurumis animales

Los amigurumis están de moda; tanto hacerlos como tenerlos en casa decorando en nuestro salón o en el dormitorio,  pero además podemos decir que los que más se ven o los que todos los aficionados quieren hacer son los que tienen forma de animal. A continuación os damos pautas, consejos y os mostramos algún que otro patrón para saber cómo hacer amigurumis que sean animales.





Amigurumis de animales

Si te gusta hacer manualidades tejiendo, y si además te has dado cuenta que ahora es tendencia ponerse a tejer amigurumis quizás te apetezca comenzar con algún tipo de animal. Basta con escribir la palabra "amigurumi" en Google para que veámos como nos aparecen miles de diseños en los que la mayoría son animales pero ¿a que se debe esto? ¿Es por que realmente se trata de una moda?. Puede que los amigurumis con forma de animal sean los que más atraigan la atención de todos, pero la verdad es que lo hacen porque originalmente, los primeros amigurumis que se hacían tenían forma de mono pequeño. Hay que decir que el amigurumi proviene de japón y que pertenece en realidad a la cultura kawaii, término que podría traducirse como mono, tierno, adorable y de ahí que este sea una de las primeras representaciones que se tejieron. A partir de aquí se empezaron a hacer ositos, perros, y otros animales que servían para representar el alma de la persona que llevaba el amigurumi como una especie de recordatorio para no olvidar nunca que una vez fue niño.
En la actualidad esta tendencia de hacer amigurumis con animales se mantiene por lo que puedes comenzar haciendo un simple osito como el que ves en el patrón de arriba. Paso a paso y por partes de modo que al unirlas todas tengas un bonito amigurumi osito.

Cómo hacer amigurumis de animales

Si no tienes mucha experiencia tejiendo o haciendo el crochet que de forma a tu amigurumi de animal, debes comenzar por uno que sea sencillo;  quizás hacer un oso, con cuerpo, cuatro patas, dos ojos y dos orejas sea lo mejor para empezar. Lo primero que debes hacer es comenzar a hacer la cabeza haciendo suficientes puntos cadena como para que se haya formado un bucle ajustado, aproximadamente seis. Debes unir todas las puntas para formar un bucle. Luego debes ir trabajando en espiral sin parar, e ir haciendo puntos de crochet en cada bucle de lana a lo largo de la cadena. Tendrás que seguir tejiendo en forma espiral agregando más puntos en cada fila. Si haces un animal pequeño, la primera fila, debería tener 18 puntos; la segunda fila 24; y la siguiente 36. Cuando llegues al medio del círculo de la cabeza, tendrás que reducir el número de puntos para formar una bola.
Para tejer el cuerpo debes seguir los mismos pasos que has hecho para tejer la cabeza, comenzando con una cadena. A diferencia de la cabeza, el cuerpo debes tejerlo un poco más largo. Al llegar a la parte más ancha, la que tenga el número más alto de puntos en una fila, tendrás que seguir con ese número tanto como quieras de largo el cuerpo.
Para los brazos y las piernas deberás empezar con un círculo bien ceñido hecho de puntos cadena. Tendrás que usar puntos en espiral alrededor del círculo. Vamos aumentando así el número de puntos en las primeras cinco o seis vueltas para poder hacer la forma de un disco plano. Esto será la base de cada mano o pata de tu animal de crochet. Cuando ya esté hecho, tendrás que dejar de aumentar el número de puntos y simplemente tejer un tubo para hacer cada brazo o pierna. También puedes tejer una cola siguiendo este paso.
Para el relleno puedes utilizar poliéster eligiendo tú mismo la densidad que desees. Cuando tengas todas las partes, elige una lana del mismo color y que te sirva para unirlas todas. Asegúrate de que los bordes estén juntos de modo prolijo y ajustado haciendo puntos pequeños.
Una vez tienes el cuerpo todo unido, tan solo te faltarán los ojos, nariz, boca y otros detalles que puedes coser con lana o cualquier otra tela o trozo de retal, o con botones u otros detalles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada